Ciudad Sorpresa de Colombia

San Juan de Pasto

Pasto, es la capital del departamento de Nariño, ubicada al sur de Colombia; conocida como “Ciudad Sorpresa”, donde se destaca la majestuosidad de su Carnaval de Negros y Blancos, fiestas tradicionales que dan la apertura a cada nuevo año y son catalogadas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad; el paisaje, la diversidad y riqueza natural de sus campos, la infraestructura de la ciudad, en especial los templos que sobresalen en cada esquina, han sido catalogados como verdaderas joya arquitectónicas; la herencia andina de su gastronomía; y las múltiples costumbres de sus gentes; todos elementos que acogen a turistas y propios, permitiéndoles sentirse cada vez mas parte de esta región del sur de Colombia, desde sus dimensiones colindantes: área andina, pie de monte costero y Amazónico, zona fronteriza; socialmente plurietnica y multicultural.

Clima





Si planea visitar la ciudad de Pasto tenga en cuenta que esta capital se ubica a una altitud de 2.527 metros sobre el nivel del mar y su temperatura promedio anual es de 13,3 °C. Al ser esta una ciudad de clima frio con alta nubosidad, es recomendable que incluya en su equipaje prendas impermeables y térmicas que harán de su visita no solo una experiencia agradable sino también confortable.




Economía



Aunque en el departamento de Nariño y en su capital el sector primario o agropecuario tiene un protagonismo importante, la economía de la ciudad de Pasto se encuentra basada principalmente en el sector terciario o de servicios, siendo el comercio la actividad económica que más se destaca.

Cifras del boletín estadístico del segundo semestre del 2013 indican que el número de comerciantes registrados en el Departamento de Nariño alcanzó un total de 4.524 empresarios, de los cuales: 3.461 (65.67%) corresponden a Pasto; 1.063 (20.17%) a Ipiales y 746 (14.15) a Tumaco.

De igual manera, los subsectores que congregan el mayor número de comerciantes se concentran en Comercio y Reparación de Vehículos que representa el 50,2%, le siguen, Industria Manufacturera con el 10,6%, Alojamiento y servicios de comida con el 10.2%, Actividades Profesionales, Científicas y Técnicas con un 4,2%. Los demás subsectores presentan una participación inferior al 4%, cuyos valores justifican el 24,65% restante.


Geografía




Por su excelente ubicación geográfica, en el departamento de Nariño confluyen tres grandes valores estratégicos, el Pacífico, la Amazonía y los Andes. Precisamente es en este lugar, en donde la Cordillera de los Andes forma el Nudo de los Pastos y a su vez se asienta la capital nariñense.

Al occidente de la ciudad de Pasto se localiza el imponente y majestuoso volcán Galeras, y entre otros accidentes geográficos se destaca el cerro Morasurco, referente climático para los habitantes de la ciudad al mencionarlo coloquialmente en refranes como “Morasurco nublado, pastuso mojado”.

En la capital Nariñense también está situada la Laguna de la Cocha a una altura de 2.280 metros sobre el nivel del mar, su temperatura oscila entre los 3 y 15 grados centígrados, la superficie de la laguna es de 41,5 kilómetros cuadrados y la profundidad de 75 metros

Image
Pasto limita al norte con los municipios de La Florida, Chachagüí y Buesaco, al sur con el municipio de Funes y con el departamento del Putumayo, por el oriente con el municipio de Buesaco y el departamento del Putumayo y por el occidente con los municipios de Tangua, Consacá, Nariño y La Florida.
La hidrografía de la capital nariñense la conforman los ríos Putumayo y Mira, así como algunos afluentes del río Patía. Al oriente de Pasto, se ubica una de las lagunas más grandes de Colombia; la Laguna de la Cocha, que vierte sus aguas al Río Putumayo.

La ciudad de Pasto posee una naturaleza diversa, por su clima templado, tiene unos pisos térmicos que se encuentran 2550 metros sobre el nivel del mar. Presenta terrenos planos, ondulados y montañosos. Como principales accidentes geográficos se encuentran el volcán Galeras, a 4.276 metros sobre el nivel del mar, el Cerro Bordoncillo, Morasurco, Patascoy, Campanero, Pan de Azúcar y Putumayo.

 

Historia

Lo que hoy es la ciudad sorpresa de Colombia, antiguamente se conocía con los nombres de Villaviciosa de la Provincia de Hatunllacta, Villaviciosa de la Concepción, Villaviciosa de Pasto y Villa de Pasto para llegar al nombre actual San Juan de Pasto. Se dice que este último se le dio en homenaje a la princesa doña Juana, hermana del rey Felipe II, quien firmó los documentos que concedieron el título a la ciudad.


Además por el espíritu combativo de sus moradores, en el siglo XIX se la llamó “La Leona de los Andes”; la Vendée Americana, “donde el amor al rey y la fidelidad a Castilla llevó a extremos de sublime heroísmo” y posteriormente “Ciudad Teológica”.
Pasto es una palabra de origen quechua que significa “río azul”. Pastos se llamaron las tribus que habitaron las regiones de Túquerres e Ipiales. Refiriéndose a sus habitantes, Cieza de León escribe que “todos estos pueblos y caciques tenían y tienen por nombre Pastos, y por ellos tomó el nombre de Villa de Pasto”.


 

Diego de Tapia, alcalde de San Francisco de Quito, Pedro de Añasco y Juan de Ampudia, enviados desde dicha ciudad por el Gobernador y Capitán Sebastián de Belalcázar, fueron los primeros conquistadores que, en 1535, llegaron a la provincia de Quillacinga; la región mejor organizada que encontraron los españoles en el sur de la patria. Los Quillacingas ocuparon un territorio limitado por el norte con el río Mayo; por el sur con el río Guáitara y el pueblo de Puerres; por el oeste con el río Patía (desembocadura del Guáitara) y por el oriente con el Valle de Sibundoy.

Estos aborígenes, en sus creencias religiosas, fueron demonólatras y totémicos. Rindieron culto al sol, al agua, a la rana, a la serpiente, al mono y a otros animales y elementos. En sus creencias llegaron hasta el sacrificio humano. Fueron especiales sus ritos funerarios; cavaban grandes y profundas sepulturas donde enterraban a los difuntos con todos sus haberes y alimentos para el largo viaje del más allá. Y fueron también antropófagos, belicosos e indómitos. Apelaron a las armas para defenderse de los invasores. Su fiereza impidió muchas veces la fundación de Pasto. Utilizaron como armas palos y piedras, pocas lanzas y mal hechas. Modelaron el barro con técnica y buen gusto; elaboraron ollas, cántaros, compoteras y silbatos. La estatuaria, tanto en piedra como en barro, acusa una gran comprensión del arte decorativo. Su cultura pertenece al período que los arqueólogos llaman de integración. No quedan vestigios del idioma. Quillacinga quiere decir “media luna”, “narices de luna”, para algunos y “oro en las narices” para todos.

Población



La ciudad sorpresa se caracteriza por su variedad de acentos, rostros, paisajes y climas de todo el territorio. Su población es el resultado, inicialmente, de una mezcla entre españoles e indígenas Quillacingas y Pastos. Después, los españoles trajeron como esclavos a los africanos, quienes se declararon cimarrones en el sector costero y el valle del río Patía, nutriendo también la población nariñense.

La población del municipio de Pasto proyectada con base en el censo del año 2005 es de cuatrocientos veintitrés mil doscientos diecisiete (423.217) habitantes de los cuales el 82,6% se concentra en el área urbana. Está conformada en un 51,9% por mujeres y un 48,1% por hombres, para una razón de masculinidad de 93 hombres por cada 100 mujeres; a pesar de que nacen más hombres que mujeres, gradualmente hay un cambio debido a las diferencias en la mortalidad.

La ciudad se caracteriza por tomar su nombre de una de las etnias indígenas que habitaron en la región, los pastos, la ciudad tomó también a San Juan Bautista como patrono y protector, lo que finalmente compuso su nombre como San Juan de Pasto. La ciudad es la sede administrativa y de gobierno de todo el departamento de Nariño, además se ha constituido en el epicentro cultural de la región pues muchas de las expresiones artísticas de los nariñenses que hacen visibles en los cientos de eventos artísticos y culturales que ofrece la ciudad a sus habitantes y visitantes.


© 2018 Alcaldía de Pasto